¿Qué son los ingredientes farmacéuticos activos API?

Las industrias que tratan con los API y sus aplicaciones farmacéuticas debemos estar al tanto de las nuevas normativas en torno a este tipo de componentes y sustancias, especialmente aquellas que aparecen en el BOE. Es por eso que desde DC Fine Chemicals  tratamos de mantenernos atentos a cualquier actualización. En varios artículos hemos mencionado los API farmacia, pero ¿qué son?

A lo largo de este artículo, como fabricantes de química fina en España y en el Reino Unido, se hablará sobre este tipo de sustancia y veremos qué aspectos le dan tanta importancia en la medicina moderna. Pero antes, recuerda que puedes navegar por nuestro amplio catálogo de productos químicos y hacerte con aquellos que necesites. 

¿Qué son los API?

Se dice que los API farmacia cambiarán el mundo de la medicina y son un factor esencial para la innovación, pero… ¿Qué son los API? Se tratan de ingredientes farmacéuticos activos. En inglés es ‘’Active Pharmaceutical Ingredient’’, lo que da como resultado sus siglas API. Según la OMS los ingredientes farmacéuticos activos API son cualquier sustancia utilizada en un producto farmacéutico. Estos son los ingredientes principales y la base para el uso y fabricación de productos farmacéuticos y medicamentos. 

Los API principio activo para muchos son un elemento fundamental para la realización de medicamentos y tratamientos innovadores. Algunos de ellos ya existen y  se encuentran en etapa de desarrollo en la actualidad. El objetivo de los API farmacia es ayudar al paciente mediante el tratamiento o prevención de una enfermedad. 

Los medicamentos están compuestos por dos ingredientes principales: el API y el excipiente. Los API principio activo son el ingrediente fundamental para realizar el medicamento y el excipiente es una sustancia inactiva que ayuda a aplicar el medicamento en la fórmula. Una de las funciones principales y más importantes de los excipientes es la estabilización de los ingredientes farmacéuticos activos API, así como su conservación y mantenimiento en las condiciones adecuadas. Estos evitan que se degraden, pudiendo generar otras sustancias posiblemente nocivas y peligrosas.

Asimismo, el sabor de los ingredientes farmacéuticos activos API no suele ser agradable. Con el amparo de los excipientes es posible camuflarlo, aportando un aroma algo más asequible para su ingesta. Algunos API principio activo no se comportan demasiado bien en formato sólido, así que es necesario aportar una estructura más estable y conseguir su administración por vía oral mediante, por ejemplo, un jarabe.

Encuentra productos de química fina en DC Fine Chemicals

Desde DC Fine Chemicals nos dedicamos a la fabricación de productos de química fina en España y Reino Unido. Nuestros equipos e instalaciones son apropiados, además de garantizar la producción en múltiples escalas. Siempre nos adaptamos a las exigencias de nuestros clientes.

Llevamos a cabo un control de calidad exhaustivo para asegurarnos de que todos nuestros productos están en orden y listos para nuestros clientes. Contamos con un personal de primera, formando un equipo muy competente en nuestro sector. La investigación para nosotros es fundamental por lo que nuestros proyectos se centran siempre en optimizar procesos ya existentes. Pásate por nuestro catálogo en nuestra web. ¡Te esperamos!


Enzimas

Al hablar de enzimas, puede que no todo el mundo sepa la importancia de estas para el desarrollo de la vida tal y como la conocemos. Por eso, desde DC Fine Chemicals te traemos este artículo, a lo largo del cual profundizaremos en entender qué son las enzimas, cuál es su función y por qué resultan imprescindibles para el ecosistema y la química alimentaria. 

Recuerda que, como especialistas en el sector de la química fina, puedes consultar nuestro extenso catálogo de productos. Te proponemos soluciones a la altura de tus demandas más específicas, dispuestas a cubrir las necesidades más particulares de nuestra área de actuación. ¡Te esperamos en DC Fine Chemicals! 

Acciones reguladoras y catalizadoras

Recibe el nombre de enzima aquella proteína responsable de disparar, modificar, detener, acelerar o ralentizar determinadas reacciones químicas, concretamente aquellas que son termodinámicamente posibles. En otras palabras, son las sustancias que se encargan de regular el cuerpo de los seres vivos, siempre a un ritmo adecuado. Por ello se afirma que son elementos esenciales para la vida. Así, la enzimología es un ámbito significativo de la química clínica, pues numerosas pruebas en el laboratorio suelen implicar enzimas. 

Podemos encontrar este tipo de proteínas en todos los tejidos, aunque no siempre se trata del mismo tipo de enzimas ni de la misma cantidad. Conocer su función y su localización es lo que facilita recabar más datos sobre ciertas patologías. 

Las enzimas pueden actuar de varias formas, aunque todas ellas tienen un punto en común: disminuir la energía para activar una reacción química. Uno de los cometidos de dichas sustancias es ambientar. Esto ocurre cuando se reduce la energía de activación, motivando así un ambiente adecuado para que la reacción se produzca. En segundo lugar, favorecer la transición. Ahí es cuando se disminuye la energía de transición creando una atmósfera con las cargas adecuadas para que la reacción se lleve a cabo. 

Para continuar, las enzimas también operan para dar una ruta alternativa. Es decir, generan un complejo Enzima/Sustrato que actúan como “atajo” en el transcurso habitual de una reacción, para así reducir el tiempo de espera. En último lugar, también pueden ser las responsables de incrementar la temperatura. Así, en ciertos procedimientos, la acción de la enzima puede ser más veloz debido a un mayor nivel de energía calórica, o lo que es lo mismo, en base a reacciones exotérmicas paralelas. 

Industria y química alimentaria

Si bien las enzimas están presentes en el propio organismo, también toman un rol importante dentro de la industria alimentaria, siendo inconcebible la vida sin ellas al igual que ocurre con las vitaminas, los minerales o los azúcares. Y es que son las responsables de regular todas y cada una de las reacciones de nuestro cuerpo. 

Así, en la química alimentaria se pueden observar tres grandes grupos de enzimas: 

  • Metabólicas. Su origen se encuentra en el interior de las células del organismo. Participan en la eliminación de toxinas y sustancias de desecho, así como también tienen un papel importante en la obtención de energía y un funcionamiento correcto del sistema inmunológico. 
  • Digestivas. Hacen posible que el cuerpo humano aproveche de manera eficiente los nutrientes de cada alimento que se ingiere. Es por ello que son secretadas en el tubo digestivo. 
  • Dietéticas. En esta ocasión, se localizan en la composición de los alimentos crudos y estas propician los procesos digestivos, del mismo modo que la actividad de las otras enzimas. 

Cabe destacar que los alimentos fermentados y frescos, tales como frutas, queso, huevo o carne, son los que más cantidad de enzimas contienen. Sin embargo, las enzimas también tienen origen microbiano, encontrándose en quesos curados o varios tipos de tés, entre otros. 

Aprovechando su presencia y sus beneficios, la tecnología y química alimentaria los utiliza para mejorar algunos procesos concretos, como el de ablandar las carnes o el de distinguir los distintos tipos de leche o queso. Algunos ejemplos son la tripsina o la lipasa pancreática, de origen animal. De origen vegetal, por su parte, encontramos la alfa-amilasa, que proviene del germen del trigo y se emplea para las harinas y el pan. 

Más artículos como este te esperan en nuestro blog. Como fabricantes de química fina en España y en el Reino Unido, te ofrecemos información de calidad para completar tus conocimientos. Desde DC Fine Chemicals apostamos por una especialización, altamente requerida tratándose de nuestro sector, por ello encontrarás múltiples productos dependiendo de tus necesidades. 


Manipulación de productos químicos: disolventes

Dada su complejidad, el sector químico está envuelto por múltiples cuestiones que tienen mucha más incidencia en el día a día de la sociedad. Es el caso de los disolventes, que toman un papel importante en el laboratorio cuando se trata de reacciones orgánicas, separaciones analíticas o el sector industrial (farmacia, pesticidas, pinturas, etc.)

Pero, ¿qué son exactamente los disolventes? Desde DC Fine Chemicals te explicamos lo que son, sus usos y manipulación. Además, te recordamos que puedes visitar nuestro extenso catálogo para hacerte con los productos de química fina que necesites. Pregúntanos cualquier duda, ¡te ayudamos!

¿Qué son los disolventes?

Los disolventes son sustancias químicas que sirven, como su nombre indica, para disolver, además de extraer o suspender otras sustancias para formar una disolución. Se trata de compuestos químicos cuyas características y propiedades químicas les confieren una aptitud para su uso como tales. Los disolventes pueden presentarse en cualquier estado ya sea sólido, líquido o gaseoso, aunque el estado líquido suele ser el más común. 

Normalmente sólo se consideran disolventes los que en condiciones normales de temperatura y presión se presentan en estado líquido. Uno de los disolventes más frecuentes es el agua, ya que es el que más sustancias es capaz de disolver. 

Disolventes polares y apolares

Otro punto importante que debemos tener en cuenta es que los disolventes se dividen entre los polares y los apolares. Los polares se utilizan para disolver solamente sustancias polares. Algunos ejemplos de disolventes polares son el agua, acetona, acetonitrilo, dimetilformamida (DMF), dimetilsulfóxido (DMSO), etanol, isopropanol y metanol. 

En cambio, los disolventes apolares solamente se utilizan para disolver sustancias apolares. Son capaces de disolver sustancias no hidrosolubles y que por sus propiedades disolventes tienen múltiples aplicaciones en varias tecnologías industriales y en laboratorios de investigación. Algunos disolventes de este tipo son: éter dietílico, cloroformo, benceno, tolueno, xileno, cetonas, hexano, ciclohexano y tetracloruro de carbono. Un caso especial lo constituyen los disolventes fluorados, que son más apolares que los disolventes orgánicos convencionales.

La manera de medir si los disolventes son polares o apolares es con la constante dieléctrica, la cual mide aproximadamente la polaridad del disolvente o de su capacidad de estabilizar cargas. Cuanto más alta sea la constante dieléctrica, más alta será la polaridad del disolvente. Generalmente los disolventes polares sólo disuelven sustancias polares y los disolventes apolares sólo disuelven sustancias apolares. 

Compuestos y manipulación de disolventes

Dependiendo de la industria, los disolventes orgánicos, que son compuestos orgánicos volátiles o COVs, están destinados a distintos usos. Es una sustancia que se utiliza en la mayoría de sectores. En la industria alimentaria se utiliza para la extracción de aceites y grasas, en la cosmética como dispersante de alcohol o en la pintura como diluyente.

Cuando hablamos de la manipulación de productos químicos hay que tener cuenta no sólo qué son, cómo y para qué se utilizan si no también las normativas de uso y protección del medio ambiente, para asegurarnos de que estamos haciendo un uso correcto de las sustancias y químicos manipulados. Es por esto que debemos recordar y tener en cuenta las normativas europeas y nacionales, como por ejemplo la Directiva 2004/42/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, la cual nos indica la limitación de las emisiones de compuestos orgánicos volátiles (COV) debidas al uso de disolventes orgánicos. 

La emisión de compuestos orgánicos volátiles (COVs) produce problemas importantes a la atmósfera y el medio ambiente. Algunos COVs contribuyen a la degradación de la capa de ozono. La contaminación por ozono es un problema crónico en toda la Unión Europea y es por eso que existe una normativa que limita los niveles de emisión.

También es importante recordar la directiva 1999/13/CE del consejo la cual nos indica la limitación de las emisiones de compuestos orgánicos volátiles debidas al uso de disolventes orgánicos en determinadas actividades e instalaciones. Seguir estas normativas es fundamental para la correcta manipulación de productos químicos, así como productos de química fina. 

Desde DC Fine Chemicals te invitamos a que pases por nuestro catálogo, donde encontrarás con un extenso abanico de productos de química fina disponibles. Entre ellos podrás encontrar lo que buscas. No esperes más y contáctanos para conocer nuestros servicios. ¡Descubre una nueva forma de tratar la química!


Sustancias químicas en cosméticos

En el artículo de hoy, nos centraremos en los productos químicos cosméticos, tanto en su uso y sus aplicaciones como en las diferentes normativas que lo envuelven. Y es que, Europa cuenta con una de las legislaciones más exhaustivas sobre la química cosmética.

En este contenido, como proveedor de materia prima para cosméticos en el que confiar, te contaremos todo lo referente a las sustancias de química cosmética presentes en la mayoría de los productos de uso diario y profundizaremos en el reglamento, comprendiendo qué sustancias están sujetas a restricciones y cuáles están prohibidas. 

Productos químicos cosméticos 

La razón por la que hay sustancias específicas que no pueden ser usadas es porque pueden ocasionar ciertas reacciones. Estos productos químicos cosméticos pueden ser tanto de origen artificial como natural, y es que mucho más allá de las creencias populares, que sea “natural” no les impide provocar reacciones y ni les exime de la seguridad necesaria. 

Los conservantes y los perfumes, son dos de los compuestos más utilizados como materia prima para cosméticos y son los que normalmente más reacciones causan. Y es que, con los conservantes se consigue prolongar la vida útil del producto y evitar la proliferación de bacterias.

Estos conservantes son compuestos químicos con actividad microbiana propia que mantienen la calidad y las propiedades de los productos, garantizando así un uso seguro del propio cosmético. Como dato, diremos que los conservantes son esencialmente necesarios para todas aquellas formulación que incluya agua, ya que esta proporciona el entorno ideal para proliferación de bacterias, hongos y mohos.

Para elegir los conservantes utilizados se debe tener en cuenta el tipo de consumidor al que va dirigido el cosmético o la parte del cuerpo en la que se va a utilizar. Tal y como hemos anotado más arriba, hay múltiples microorganismos que son capaces de cambiar sus propiedades y contaminarlos. Para evitar que esto suceda, se recomienda utilizar conservantes de amplio espectro ya que estos actúan indistintamente frente a levaduras, bacterias y mohos. 

Por otro lado, el conservante seleccionado deberá ser eficaz en concentraciones muy bajas, es decir, entre un 0,0005 % y un 1 % ya que de esta manera se reducen al mínimo las posibilidades de provocar alguna reacción alérgica. Además de estos puntos, los formuladores deben cerciorarse que el conservante es compatible con cada una de las sustancias químicas utilizadas y que sea estable durante toda la vida útil del producto cosmético. 

Todo fabricante de cosméticos debe garantizar que el producto que vende ha sido sometido a una evaluación previa que garantice la seguridad. Además, están obligados a enviar la información obtenida a las autoridades europeas mediante el portal de notificación de productos cosméticos, con la finalidad de poder garantizar que todos los productos de química cosmética de cada composición no supongan ningún riesgo para la salud. 

Cada país que compone la Unión Europea se encarga de controlar que en su mercado se distribuyan productos que cumplen con las pruebas pertinentes. Además, están autorizados para retirar todos aquellos productos que contengan alguna sustancia química cosmética prohibida. Este es un procedimiento sencillo, ya que una vez retirado se pasa la información a la Comisión Europea y esta la comparte con los demás países de la UE.

Curiosidades de los productos químicos cosméticos

Dentro de los productos de cosmética podemos encontrar nanomateriales, estos son un material insoluble fabricado de manera intencionada y que, según la Unión Europea, debe ser especificado en su etiquetado. Así pues, los nanomateriales son unas moléculas activas que permiten la penetración de la materia prima para cosméticos en las capas más profundas de la epidermis. 

Por otro lado, los compuestos como los colorantes, los conservantes y los filtros UV usados en los cosméticos deben estar autorizados por la Comisión Europea para poder ser empleados en los productos. 

Como curiosidad añadiremos que desde 2004, en Europa están prohibidos los experimentos con animales, además de estar totalmente prohibido comercializar cualquier producto de cosmética que contenga ingredientes testados en animales. 

Así pues, desde DC Fine Chemicals, como proveedor de materia prima para cosméticos, te animamos a curiosear nuestra web y encontrar todos los productos químicos cosméticos necesarios para tu marca. Y, si te surge cualquier duda, ¡consúltanos!


Tinciones básicas de laboratorio

Cuando hablamos de tinción celular, nos referimos a aquella forma de diagnóstico de enfermedades infecciosas empleadas en un laboratorio. Aunque existen múltiples tinciones, todas ellas son realmente útiles para caracterizar y conocer nuevas especies y, como se acaba de mencionar, para detectar agentes infecciosos tales como parásitos, bacterias u hongos. 

En el presente artículo, como empresa fabricante de química fina en España y el Reino Unido, se hablará sobre las tinciones y los diferentes tipos que existen. Conoce mucha más información útil visitando nuestro blog y nuestro amplio catálogo de productos químicos. ¡Cuenta con DC Fine Chemicals! 

Tinciones de laboratorio: tipos y técnicas

A una tinción también se le puede llamar coloración. Y es que, teniendo en cuenta que los microorganismos son demasiado pequeños para ser contemplados a simple vista, con tal de conocer sus estructuras, tamaños o composiciones es necesario un estudio bajo microscopio. Asimismo, para ello resulta mucho más sencillo tratar los microorganismos con colorantes o tintes, lo que facilita su observación. 

El ser humano convive continuamente con microorganismos. En muchas ocasiones forman parte de la flora habitual de nuestro entorno sin ello suponer peligros para nuestra salud. Sin embargo, otras veces pueden ocasionar patologías, o lo que es lo mismo, producir infecciones cutáneas, óseas, etc. Es por ello que resulta importante identificarlas y tratarlas. 

Así pues, la tinción celular describe ese proceso mediante el cual se pueden conocer varios aspectos sobre una bacteria, un virus, un protozoo, etc. con la ayuda de colorantes. Estos hacen que la definición de la muestra aumente y, por ende, la información que se obtiene es más fiable y rigurosa: revelan su tamaño y forma, producen reacciones químicas y muestran las estructuras externas e internas. 

Las tinciones pueden clasificarse en dos grandes grupos. Se conoce como tinción simple aquella que se caracteriza por el uso de un solo colorante. De este modo, toda la muestra se tiñe de un solo color, conociéndose así la morfología celular del microorganismo en cuestión. Una tinción diferencial emplea más de un colorante, poniendo de manifiesto las diferencias entre las células o entre partes de la misma. Dentro de las tinciones diferenciales se encuentran otras, tales como tinción diferencial de Gram, tinción diferencial de Ziehl-Neelsen o tinción diferencial de Wirtz. 

Los colorantes más empleados en este campo son el azul de metileno, safranina y cristal violeta. Estos, entre otros, se combinan con componentes celulares como ácidos nucleicos o polisacáridos ácidos. 

Tinción de Gram: entre las más empleadas

Cada una de ellas sigue unas directrices establecidas. Para poner un ejemplo, vamos a explicar en qué consiste una de las más conocidas y habituales: la tinción de Gram. Esta se utiliza en el campo de la microbiología desde hace más de un siglo, atendiendo a los beneficiosos avances que la ciencia ha experimentado durante este tiempo. 

La tinción de Gram, al igual que otros tipos de tinciones, se realiza sobre las bacterias para poder observarlas mejor bajo un microscopio. Según la pared celular que los envuelve, se tiñen de una manera u otra. Aquellas que no se tiñen son las que se denominan Gram negativas, cuya pared es más fina que las Gram positivas, con mayor número de capas que las recubren. Este procedimiento permite determinar qué antibiótico es el adecuado, así como la eficacia del mismo. Y es que el antibiótico resultante debe ser capaz de atravesar paredes bacterianas, según si la bacteria es Gram negativa o Gram positiva. 

Los pasos que se deben seguir para obtener una exitosa tinción de Gram son sencillos. En primer lugar se recoge la muestra mediante un hisopo. A continuación se debe extender la muestra sobre un portaobjetos y dejar secar. Luego, con la ayuda de alcohol, se fija la muestra, para después aplicar el tinte ―en esta ocasión, violeta― y esperar alrededor de un minuto. Para seguir con el proceso, se enjuaga la muestra con agua y se aplica lugol. De este modo esta solución es capaz de penetrar la pared del microorganismo. Durante unos segundos, se deberá lavar nuevamente el portaobjetos con una mezcla a base de acetona y alcohol. 

Fabricantes de química fina en España y el Reino Unido

Para concluir, las tinciones en laboratorio y microbiología juegan un papel decisivo para el tratamiento de las enfermedades infecciosas. Permitiendo el diagnóstico de los agentes perjudiciales, se debe practicar el método acertado para obtener la solución que se busca. Se trata de herramientas elementales de uso universal, gracias a las cuales es posible dar con tratamientos lo más exactos posible. 

Para conocer más sobre otros temas como este, puedes consultar nuestro blog. Además, DC Fine Chemicals apuesta por un extenso abanico de productos químicos entre los que podrás encontrar aquellos que necesitabas. Contáctanos, ¡somos tu partner de confianza en química fina! 


Ácido hialurónico y hialuronato de sodio

Cuando hablamos de hialuronato de sodio nos estamos refiriendo a la sal de sodio del ácido hialurónico. Y es que en ocasiones estos dos términos se confunden, siendo el primero un derivado del segundo aunque con algunas diferencias entre ambos. 

A lo largo de este artículo, como fabricantes de química fina en España y en el Reino Unido, se hablará sobre estas dos sustancias y veremos qué aspectos los diferencian. Pero antes, recuerda que puedes navegar por nuestro amplio catálogo de productos químicos y hacerte con aquellos que necesites. ¡Te esperamos! 

¿Qué es el ácido hialurónico y cuáles son sus beneficios?

Podemos encontrar ácido hialurónico sal sódica en nuestro propio organismo, más concretamente en las articulaciones, el cabello, los ojos y la piel. Se trata de una sustancia líquida que se produce de forma natural y que forma parte del colágeno. A medida que pasan los años, la cantidad de ácido hialurónico de nuestro cuerpo disminuye. Esto suele manifestarse en la piel, dejándola menos hidratada y dando lugar a rugosidades y flacidez. Sin embargo, aunque la piel es la principal vía mediante la cual estos signos son más evidentes, el ácido hialurónico sal sódica también se localiza en el líquido articular o sinovial. Gracias a ello las articulaciones están correctamente lubricadas y así pueden funcionar de forma apropiada. 

Teniendo en cuenta lo primero que se ha mencionado, no es complicado suponer el uso que se le da al ácido hialurónico. Así, el campo donde más se emplea es el de la medicina estética, donde se dirige a tratamientos y cremas para frenar los signos de la edad, especialmente en el rostro. Esta sustancia hidrata profundamente la piel y ayuda a recuperar volumen y densidad en el que es el órgano más grande del cuerpo. 

Pero no olvidemos lo segundo que hemos nombrado. Y es que también presenta una función médica cuanto menos interesante, para tratar y mejorar problemas articulares. Eso sí, una inyección de ácido hialurónico debe realizarse cuando el cartílago conserve un mínimo de sus propiedades. Las articulaciones que más suelen recurrir a la aplicación de dicha sustancia son las rodillas, la cadera o los dedos pulgares. 

¿Y el hialuronato de sodio?

Se trata de un derivado del primero, en concreto, es una de las formas de sal del ácido. Y es que, si bien es cierto que el ácido hialurónico sal sódica se encuentra dentro del propio cuerpo, no es considerado un “ingrediente natural”. Esta sustancia alberga un peso molecular elevado, lo que hace que la penetración en la piel sea algo más compleja cuando se apuesta por tratamientos de aplicación tópica, como por ejemplo cremas. 

Con tal de facilitar este proceso de absorción, se suele extraer la sal de sodio que contiene, obteniendo así hialuronato de sodio. Este último cuenta con mayor estabilidad y con un peso molecular más ligero que el ácido hialurónico, por lo que resulta más sencillo que se absorba a través de los poros de la piel. Por ende, es capaz de llegar a las capas más profundas de esta. 

Las soluciones que contienen ácido hialurónico sal sódica, a menudo son algo confusas en sus porcentajes. En relación a ello, el hialuronato de sodio no se presenta en forma pura, sino de solución, habitualmente entre un 1% o 2%. El resto es agua. Y es que si un compuesto contiene más de un 4%, puede acabar provocando el efecto contrario, es decir, resecar la piel. Por ello siempre que tratemos temas de salud es imprescindible consultar a un médico profesional. En este caso, un dermatólogo. 

Desde DC Fine Chemicals, como fabricantes de química fina en España y en el Reino Unido, ponemos a tu alcance múltiples productos químicos Barcelona. Contacta con nosotros y consigue soluciones a la altura de tus demandas en el sector de la química fina. ¡Somos tu partner de confianza! 


Almacenamiento de productos químicos e instrucciones complementarias

Con tal de apostar por una seguridad total en cualquier instalación o almacén de productos químicos, en el año 2017 se aprobó el Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos e Instrucciones Técnicas Complementarias. 

En este artículo, como proveedores de química fina en España y el Reino Unido, trataremos de exponer cuáles son los puntos clave a tener siempre presentes en un almacén de productos químicos. Y es que bien sea de forma directa o indirecta, muchos entornos laborales manipulan este tipo de artículos. Veamos qué condiciones requieren, desde DC Fine Chemicals. 

Mayor seguridad, menores riesgos

Ya sabemos que nuestro sector se caracteriza por ser una disciplina compleja y que exige aplicar técnicas basadas en el rigor y la severidad. Sin embargo, dependiendo del tipo de almacenamiento al que se haga referencia, la instalación deberá cumplir unas condiciones técnicas, con la principal finalidad de evitar accidentes y daños materiales y personales. 

Algo común en todo tipo de almacén de productos químicos, son los controles y las revisiones periódicas, para cerciorarnos de que los elementos que se guardan se encuentran en el correcto estado. De no ser así, se deberán reparar las posibles imperfecciones y deficiencias, para reducir todo lo posible las probabilidades de un contratiempo. 

Para garantizar la máxima seguridad en el almacenamiento de dichos elementos, y a modo de síntesis simple, en primer lugar se debe determinar la peligrosidad que entraña la provisión de productos químicos. A continuación, se deben avalar y certificar las condiciones técnicas de las instalaciones donde se encuentra el almacén de productos químicos. En tercer lugar, resulta imprescindible agrupar las sustancias siguiendo el criterio de compatibilidad. Y, por último, hay que contar con un plan de emergencias en las instalaciones. Veamos algunos de estos aspectos algo más detallados a continuación: 

Peligrosidad

El concepto de peligrosidad es amplio. Se determina, principalmente, a partir de la cantidad y el nivel de riesgo que presenta cada uno de los productos químicos. Así pues, se debe identificar el grado de peligrosidad. Para ello será necesario contar con la Ficha de Datos de Seguridad (FDS) de cada elemento. 

La información presente en la FDS resulta muy útil, ya que se proporcionan datos concluyentes, tales como su clasificación, envasado y etiquetado. Con esto se podrán clasificar los elementos, habiendo reconocido los peligros y los consejos de seguridad que los componen. 

Instalaciones

El Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos e Instrucciones Técnicas Complementarias contenía normas más bien generales en cuanto a las condiciones de seguridad. Por ello, en 2017 la reforma trajo consigo nuevos patrones. Uno de los más destacables es la emisión de un certificado por parte de un organismo de control habilitado. En este se deberá acreditar, cada 5 años a partir del comienzo de la puesta en servicio, la conformidad de las instalaciones. 

El responsable será el titular de las instalaciones, que tendrá cubierta la responsabilidad civil que pudiese derivarse del almacenamiento. Además, las revisiones e inspecciones que se realicen no eximen al titular del cumplimiento de la normativa impuesta: conservación, responsabilidades, etc. En caso de accidente con importantes daños, este deberá comunicarlo al órgano competente de la Comunidad Autónoma pertinente. 

Cabe destacar que las condiciones de confianza, seguridad y protección de un almacén de productos químicos dependen del nivel de peligrosidad, teniendo en cuenta lo que se explicaba en el apartado anterior. 

Manipulación

Las operaciones de carga y descarga, o en definitiva el transporte de productos químicos almacenados, exigen una ejecución muy concreta que representa otro de los puntos críticos respecto a la seguridad del almacenamiento. De ahí que el personal deba contar con una formación adecuada, además de disponer de los equipos de protección individual pertinentes y considerar aspectos como la peligrosidad, los equipos de trabajo y las medidas de seguridad. 

Así, en el artículo 11 del Real Decreto 656/2017 expone un Plan de Autoprotección. Toda instalación que cuente con un almacén de productos químicos ha de disponer de él. En este se requiere que el personal encargado está obligado a participar en los programas de mantenimiento y actualización, siguiendo las directrices de la Prevención de Riesgos Laborales. 

En relación a ello, la instalación ha de contar con los equipos idóneos para la intervención en posibles emergencias, es decir, protección individual y material de primeros auxilios. Además, todos estos equipos deben ser accesibles a los servicios de emergencia. En ocasiones y cuando la instalación lo requiera, es decir, cuando el recorrido máximo entre un punto del área y la salida más próxima supere los 30 metros, deberán existir dos accesos libres de obstáculos. 

Para ahondar más en el sector, te invitamos a visitar nuestra página web. Como proveedores de química fina en España y el Reino Unido, en DC Fine Chemicals damos a cada producto y sustancia química el espacio que merece dentro del amplio catálogo. Conoce nuestros servicios y descubre una nueva manera de tratar la química, o como nosotros lo llamamos, “A different kind of chemistry”.


Life Sciences y sostenibilidad

El campo de las ciencias de la vida y la sostenibilidad avanza día tras día a pasos agigantados, y es que el paradigma actual no es el mismo que el de hace unos años atrás. Es más, como fabricantes químicos, nos atreveríamos a decir que en el campo de la life science no es el mismo que hace tan solo unos meses atrás. 

En este ámbito los diferentes sectores de la industria trabajan sin cesar para poder mantener el ritmo de mejora tanto en la vida humana como en su relación con el entorno, una por la que velan para que sea lo más sostenible posible. En el artículo de hoy, nos centraremos en las ciencias de la vida y la sostenibilidad. Empezaremos conociendo qué es y poco a poco iremos desgranando el tema para conocerlo en profundidad. 

¿Qué es life science?

En el campo de la industria de las ciencias de la vida participan empresas privadas, instituciones públicas y organizaciones de índole de todo tipo. Y es que, dentro de este sector podemos encontrar expertos en neurociencia, biofísica, farmacia, biomedicina, tecnología de sistemas de la vida y ambientales o empresas de fabricantes químicos, como es nuestro caso. 

Así pues, dentro de esta rama de conocimiento entra en juego todo sector que tenga relación con la investigación y el desarrollo con la vida humana, vegetal o animal, ya que estas tres son una parte esencial en este tipo de industria.

Pero, te preguntarás: ¿Qué relación tienen estos tres campos? Con respecto a la vida humana, podemos afirmar que estas empresas ayudan a comprender la naturaleza y la importancia de las enfermedades. Las empresas del campo medioambiental, ayudan a conocer nuestro entorno y la manera en la que nos relacionamos con él. Y, en cuanto a la vida animal, nos ayudan a entender esta parte de nuestro ecosistema y cómo hacer para protegerlo y mantener su seguridad. 

Relación de las ciencias de la vida y la sostenibilidad

La unión de estos dos ámbitos es el desafío principal al que nos enfrentamos como fabricantes químicos y parte de esta sociedad, ya que el impacto medioambiental paulatino por desconocimiento y despreocupación se ha convertido en un problema al que tenemos que hacerle frente rápidamente. 

Si echamos la vista atrás, podemos observar como las ciencias de la vida no le han dado el lugar que merecía a la sostenibilidad. A día de hoy,  este ámbito requiere una prioridad especialmente alta, ya que los desafíos a los que se debe enfrentar a corto y largo plazo son arduos. 

Sin ir más lejos uno de los puntos a lo que debe hacer frente es a encontrar el equilibrio entre la utilización de recursos naturales y la eliminación de desechos. Y es que, factores como el cambio climático, la naturaleza imprevisible de la economía y la inestabilidad de los mercados, nos hacen darnos cuenta que debemos cambiar nuestra manera de actuar.  

Por la parte que nos corresponde, como fabricantes químicos, trabajamos para lograr una operativa excelente a lo largo de todo el ciclo de vida de nuestros productos. De esta manera, ayudamos a todas las empresas del life science a lograr sus objetivos ofreciéndoles soluciones químicas a sus paradigmas. 


Los beneficios del cloruro de sodio para la salud

Representado por la fórmula química NaCl, el cloruro de sodio también se conoce como sal sódica, sal común o sal de mesa. Se trata de un complemento idóneo para el mantenimiento de una alimentación equilibrada dentro de la especie humana. Con esto ya adelantamos su importante papel en términos de salud. Por ello, en el presente artículo, desde DC Fine Chemicals nos proponemos ahondar en esta sal sódica

Como proveedores y fabricantes de química fina en España y el Reino Unido, invitamos a nuestros clientes a echar un vistazo a nuestra amplia gama de productos de química fina para todo proceso de desarrollo y producción. 

Imprescindible para el organismo

Tal y como se adelantaba más arriba, el cloruro de sodio representa lo que hoy todos conocemos como sal. En el día a día probablemente nadie de a pie se pare a pensar el significativo rol que desempeña, pero como proveedores y fabricantes de química fina en España, sí lo sabemos. 

Y es que estamos hablando de un mineral, lo que resulta fundamental en la dieta diaria del individuo. Si bien es cierto que en ocasiones se relaciona el sodio con un elemento perjudicial para la salud, es necesario tener presente que el cloruro de sodio ayuda a cumplir múltiples funciones esenciales en el organismo, especialmente dentro del sistema inmune. Una de ellas es el mantenimiento del volumen de líquido extracelular (LEC), entre otras acciones que permiten a las células del cuerpo estar en sintonía con el medio que las rodea. 

Asimismo, la sal sódica regula y controla el equilibrio entre líquidos y electrolitos, lo que evitará situaciones de deshidratación o sobrehidratación. También aporta grandes beneficios en la conducción de los impulsos nerviosos o la presión arterial. Ayuda en el ejercicio de las contracciones musculares y en el transporte de nutrientes mediante la membrana celular, lo que lo convierte en un agente primordial en el metabolismo. 

En caso de padecer un déficit de dicha sustancia, podrían darse efectos negativos en el cuerpo. Algunos de los más comunes son bajadas de tensión, fatiga, cansancio y fallos y alteraciones en el sistema nervioso. Así, no está de más conocer algunos de los alimentos que contienen cloruro de sodio: queso, embutidos. apio y remolacha. 

Sin embargo, como todo, no se debe consumir en exceso. De ser así, algunas de las patologías que el organismo podría desarrollar, especialmente a largo plazo, son la hipertensión arterial, retención de líquidos, gastritis y úlceras estomacales, además de osteoporosis. Se expulsa mediante orina, heces y sudor. 

Propiedades conservadoras y esenciales 

Del mismo modo que a nivel humano el cloruro de sodio puede equilibrar los electrolitos y los líquidos, entre otras funciones acabadas de mencionar, este mineral también se utilizó durante miles de años como conservador de varios alimentos. Y es que si pudiéramos teletransportarnos al Imperio Romano, veríamos como la sal era una sustancia muy valiosa. Tanto, que hasta llegó a funcionar como moneda de intercambio. 

Presente en grandes masas sólidas de la Tierra o disuelta en el mar, la sal sódica cuenta con propiedades que aún arrojan más peso en su envergadura. Entre ellas destaca su uso en centros sanitarios, empleando soluciones de cloruro de sodio de forma intravenosa con la finalidad de suministrar agua y sal a los pacientes, con el fin de evitar los síntomas de la deshidratación. 

Sin embargo, es preciso no confundir el cloruro de sodio con el suero fisiológico. Y es que si bien la sal forma parte de este último, tan solo forma parte en un 0,9% de su composición, siendo el resto de la solución agua estéril. Además de ser uno de los componentes del suero fisiológico, el cloruro de sodio cuenta con propiedades diluyentes respecto a otros medicamentos, con el fin de ser administrados en músculo o en vena. 

También destaca como protagonista en el sector industrial cuando se trata de creación de múltiples productos, tales como jabones, vidrio o plástico. Por último, pero no menos importante, se utiliza en el proceso de potabilización del agua. 

Después de todo lo expuesto, queda más que evidente cuál es la importancia de la sal sódica para la especie humana. Desde DC Fine Chemicals, como proveedores y fabricantes de química fina en España y el Reino Unido, apostamos por una manipulación y un tratamiento seguro en todos los productos de nuestro amplio catálogo. Con más de 20 años de experiencia en el sector de la química fina, ponemos a disposición de nuestros clientes el conocimiento y la confianza que una industria compleja como esta necesita. 


Oxamato de sodio

En el artículo de hoy, como empresa fabricante de química fina y distribuidora de productos químicos, hablaremos sobre el oxamato de sodio, un compuesto químico cuya fórmula molecular es Na2C2O4 y fórmula desarrollada es NaOOC-COONa. 

Curiosidades y aplicaciones del oxamato de sodio

El oxamato de sodio es una forma isostérica de piruvato, conocido también como un potente inhibidor de la lactato deshidrogenasa (LDH) y concretamente como LDH-A. Como expertos en la manipulación de productos químicos podemos afirmar que inhibe la conversión de piruvato a lactato a través de lactato deshidrogenasa (LDH), un hecho muy valioso y determinante en diferentes campos. 

Además, este oxamato de sodio induce la detención del ciclo celular G2/M, todo esto a través de la regulación a la baja de la vía CDK1/ciclina B1 y promoviendo la apoptosis mediante la mejora de la generación de ROS mitocondrial.

Y es que, como distribuidora de productos químicos podemos afirmar que el oxamato de sodio también ha sido estudiado como un inhibidor del metabolismo de los carbohidratos en varios tumores, ya que las células cancerosas a menudo dependen de la glucólisis para la producción de ATP. Este hecho, supone un gran avance en la investigación médica y es que como fabricante de química fina siempre apoyamos cada paso que da la ciencia en el campo de la medicina y demás campos que puedan ayudar a mejorar la salud y nuestro entorno.

Otro dato curioso del oxamato de sodio, es que este compuesto junto con un agente antidiabético conocido como fenformina o fenetilbiguanida, si se trabajan en conjunto poseen propiedades anticancerígenas potenciales. Un hecho que demuestra que si se hace una correcta manipulación de productos químicos, junto un estudio previo, pueden dar grandes resultados en la investigación de diferentes campos. 

Además, la fenformina cuando se administra sola, tiene una alta incidencia de acidosis láctica. Debido a la capacidad inherente del oxamato para prevenir la conversión de piruvato en lactato, puede usarse para contrarrestar los efectos secundarios de la fenformina.

Asimismo, el oxamato de sodio también posee un papel inhibidor con el oxaloacetato, un intermediario importante para el ciclo del ácido cítrico. Un componente que compite y se une al sitio activo del dominio carboxil transferasa e invierte la reacción de descarboxilación del oxaloacetato por la piruvato carboxilasa.

Desde DC Fine Chemicals, como empresa fabricante de química fina y distribuidora de productos químicos, siempre apoyamos cada paso hacia delante que da la ciencia. Y es que, ya sean productos farmacéuticos, productos sanitarios, productos para ciencias de la vida o productos sanitarios para diagnóstico estamos a su lado para todo lo que nos necesiten como especialistas en la manipulación de productos químicos.

Información técnica

Identification:

  • Name: Sodium oxamate
  • Alternated names: Oxamic acid sodium salt, Sodium 2-amino-2-oxoacetate, Oxamic acid, sodium salt.
  • CAS #: 565-73-1
  • Smiles: [Na+].NC(=O)C([O-])=O
  • InChI: 1S/C2H3NO3.Na/c3-1(4)2(5)6;/h(H2,3,4)(H,5,6);/q;+1/p-1
  • InChI key: RQVZIJIQDCGIKI-UHFFFAOYSA-M

Properties:

  • Molecular formula: C2H2NNaO3
  • Molecular weight: 111.03
  • Appearance: white solid
  • Melting point: > 300º C
  • Assay (T): 98-102%
  • Solubility: H2O, 25 mg/mL, clear, colourless

Storage conditions:

  • Store in cool place at 10°C - 25°C. Keep container tightly closed in a dry and well-ventilated place. Store away from strong oxidizing agents.